De vuelta a la piscina tras un descanso

De vuelta a la piscina tras un descanso
Entrenamientos de natación

Tras este período de tiempo sin entrenar en piscina, imagino que estarás ansioso o ansiosa por ponerte el bañador y meterte al agua. Dado que eres deportista, estas semanas estarás realizando entrenamientos en casa, bien sea de fuerza, resistencia o técnica, junto con estiramientos, por lo que no habrás perdido la forma.

 

Como no has dejado de entrenar, lo más normal, es que tus expectativas sean muy altas y pienses que en un par de días te encuentres como antes, pero esto rara vez suele ocurrir. Debes intentar no compararte con cómo te encontrabas antes del parón, y centrarte el proceso y el trabajo día a día, ya que volver a ese punto puede llevarte 5 o 6 semanas.

 

Utiliza este parón como un nuevo comienzo y una oportunidad de mejorar tu manera de entrenar desde el primer día. Desarrolla buenos hábitos y planifica tus entrenamientos para estas 6 primeras semanas definiendo los objetivos de cada sesión. Realiza calentamientos de calidad, parte principal con series que te permitan nadar sin esfuerzo y estiramientos para terminar.

 

El entrenamiento de técnica es fundamental. Las 2 primeras semanas trabaja técnica general y de respiración y a partir de la tercera semana vete introduciendo técnica más específica con agarre, patada e incluso orientación para aguas abiertas si haces travesías o eres triatleta. Puedes aprovechar también para trabajar esos aspectos que no dominas del todo, te vendrá bien. Sobre todo, intenta terminar los entrenamientos con buena técnica.

 

Seguramente querrás empezar a nadar rápido en pocos días, pero necesitas adaptarte poco a poco. Entrena volumen antes que intensidad. Planifica las partes principales del entrenamiento con esta premisa y organiza las series de manera progresiva.

 

Es recomendable nadar a menudo, empezar nadando cada 2 días es una buen opción, es suficiente para estimular el progreso rápido y evitará el cansancio y el daño muscular. A partir de la 3ª semana podrías empezar a nadar días consecutivos, con 4 días a la semana, para volver a la normalidad de tus entrenamientos a partir de la 5ª y 6ª semana.

 

Como sabes, hidratarse es importante. El agua y las bebidas isotónicas son la mejor forma de recuperar los líquidos perdidos durante el entrenamiento. Es recomendable beber entre 250 o 333cm3 entre 10 y 15 minutos antes de entrenar y, una vez en la piscina, deja el botellín en el borde de la piscina.

 

Las buenas sensaciones volverán, ganarás confianza, volverás a tener la fortaleza mental que tenías y los tiempos llegarán. ¡Ten paciencia, que los tiempos volverán a ser los de antes!

 


ARTÍCULO RECOMENDADO: Efectos del entrenamiento y su ritmo de pérdida.


 

facebook
youtube
instagram

¿Qué estás buscando?