Efectos del entrenamiento y su ritmo de pérdida

Efectos del entrenamiento y su ritmo de pérdida
Técnica de natación, Noticias

Durante las últimas semanas nos encontramos ante la amenaza del Covid-19 o Coronavirus, que se ha convertido en una pandemia a nivel mundial y se ha llevado por delante la vida de muchas personas. Debemos recordar que con una acción decisiva y temprana podemos frenar la propagación del virus y prevenir las infecciones, por lo que la mayoría de los infectados se recuperará.

 

La medida más importante a tomar es el confinamiento de la población en casa, y eso para los deportistas conlleva a un importante parón  en su entrenamiento de natación, ya que las instalaciones deportivas permanecen cerradas y se ven obligados a entrenar en casa, donde muchos de ellos no tienen los equipos adecuados para hacerlo.

Si establecemos horarios, planificamos nuestro trabajo físico, nos hidratamos bien y organizamos una buena rutina de ejercicios podemos mejorar nuestra forma física, podemos realizar ejercicios de fuerza y ejercicios de flexibilidad que serán totalmente positivos. En cuanto a técnica de natación se refiere, podríamos entrenar parte de la misma, como es el agarre, pero con las instalaciones deportivas cerradas, no podemos entrenar la mayor parte de la técnica implicada en la natación.

 

Antes de nada, vamos a explicar de manera general que, los efectos del entrenamiento son los cambios que ocurren en el organismo como resultado del entrenamiento. Estos efectos pueden ser de varios tipos en función de la duración del trabajo realizado y las consecuencias que se producen al completar el entrenamiento, de manera que se distinguen 5 tipos de efectos de entrenamiento:

  • Efecto agudo de entrenamiento: se produce por la ejecución de una tarea de entrenamiento, y refleja los cambios que se producen en el organismo durante el ejercicio.
  • Efecto inmediato de entrenamiento: se identifica por los cambios en el organismo que puedan producirse por una sesión y/o un día de entrenamiento.
  • Efecto acumulativo de entrenamiento: refleja los cambios en el organismo y en el nivel de capacidades físicas y técnicas resultantes de una serie de sesiones y determina si se produce la mejora en el rendimiento del deportista.
  • Efecto retardado de entrenamiento: para que se produzcan cambios fisiológicos y morfológicos es necesario un cierto tiempo, este proceso se denomina transformación retardada y al tipo particular de adaptación en los deportistas se le denomina efecto retardado de entrenamiento.
  • Efecto residual de entrenamiento: es la retención de las capacidades desarrolladas después del cese de entrenamiento.

 

El parón del entrenamiento en piscina en el que nos encontramos, tendrá unos efectos evidentes en cada nadador. Para que tengamos en cuenta lo que implica no ponernos el bañador durante varias semanas,  vamos a explicar el efecto residual que tendrá para los deportistas este cese del entrenamiento.

 

 

EFECTO RESIDUAL DEL ENTRENAMIENTO

Existe un tipo de efecto acumulativo que se relaciona con la parada del entrenamiento. Durante un período determinado, la capacidad entrenada puede permanecer cerca del nivel conseguido, pero después se inicia una disminución del rendimiento. La retención de las capacidades desarrolladas después del cese de entrenamiento se conoce como el efecto residual de entrenamiento o reserva de entrenamiento.

Así pues, existen varios tipos de efectos residuales:

  • A largo plazo, que son provocados por muchos años de entrenamiento.
  • A medio plazo, que permanecen durante varios meses.
  • A corto plazo, que reflejan los cambios en el organismo causados por el entrenamiento precedente.

El efecto de entrenamiento residual se apoya en un número amplio de sistemas biológicos y físicos. Estos sistemas tienen efectos variados y diferentes sobre el entrenamiento deportivo, y  existen diferentes ritmos de adaptación de los distintos sistemas. El sistema también varía en la retención, en el ritmo de pérdida, en la ganancia de la preparación y en sus efectos acumulativos de que definirán la reserva de entrenamiento residual.

Algunas reservas de entrenamiento se pierden en unos días, mientras que otras son  retenidas casi indefinidamente. Para ilustrar este punto, se ha desarrollado un modelo que ilustra la magnitud, el ritmo de retención y pérdida de cada sistema físico:

  1. El primer sistema es el correspondiente a la productividad metabólica anaeróbica, la cual se refleja en la mejora anaeróbica aláctica y es la que reserva de entrenamiento más pequeña tiene de todos los sistemas, su retención o ritmo de pérdida puede ser observado en pocos días. La capacidad aeróbica también corresponde a este sistema, tiene una reserva de entrenamiento más amplia y puede ser retenida durante varias semanas.
  2. El siguiente sistema que posee un efecto residual significativamente más elevado que la productividad metabólica es el sistema cardiovascular-respiratorio, que también puede ser denominado sistema circulatorio, incluyendo la densidad capilar, el tamaño del corazón, el masa de los pulmones… Los cambios físicos en este sistema pueden ser retenidos durante varios meses.
  3. Los cambios en el estado del organismo que afectan fundamentalmente al sistema muscular y neuromuscular como las ganancias en fuerza, velocidad o técnica específica son las que muestras un menor ritmo de pérdida, que se puede prolongar hasta varios años con pocas alteraciones.

 

Como conclusión, se puede deducir que sentir una diferencia considerable en sensaciones y una disminución notable en tiempos tras el parón por el cese de entrenamiento en piscina, evidencia una carencia técnica importante en el nadador, ya que tras perder las capacidades metabólicas anaeróbicas y aeróbicas ha perdido velocidad. Por el contrario, aquellos nadadores que hayan trabajado de manera constante durante un amplio período de tiempo coordinación, técnica espefífica, fuerza y velocidad, es decir, los sistemas muscular y neoromuscular, trabajando y entrenando varias semanas en casa correctamente, podrían mantenerse casi en el mismo punto en que se encontraba antes de la llegada del coronavirus.

 

* Es importante destacar que no debe esperarse que este modelo funcione por igual en todos los deportistas ya que el nivel o ritmo de pérdida de preparación es siempre individual.

 

 

Bibliografía: Planificación del entrenamiento y su control, Fernando Navarro, Antonio Oca y Antonio Rivas, 2010.

facebook
youtube
instagram

¿Qué estás buscando?