Diferencias entre nadar atado o nadar libre

Diferencias entre nadar atado o nadar libre
Entrenamientos de natación

Diferencias entre nadar atado y nadar libre

 

Estos días estamos viendo muchos nadadores y triatletas entrenando en las piscinas de sus casas. La mayor parte de ellos lo hacen en piscinas pequeñas de 5 a 10 metros de longitud, o en albercas que han adaptado para poder entrenar.

 

Utilizan un sistema que permite la natación sin desplazamiento, es decir, nadar permaneciendo estático en el mismo punto, por lo que existe la posibilidad de nadar en un espacio bastante reducido. Haciendo una comparativa sería como correr en una cinta de running, o una bici estática o rodillo para el ciclismo.

Este sistema consta de una de una goma y un cinturón. Su instalación es sencilla, la goma se ata por un extremo a un punto fijo en la parte final de la piscina, por ejemplo, la escalera, un árbol… y por el otro extremo va unida a un cinturón que el nadador se coloca en la cintura. Existen otros sistemas que en lugar de ir atados a la cintura llevan 2 gomas, una atada a cada tobillo. Hay diferentes tipos de durezas para las gomas dependiendo de la resistencia que el nadador necesite.

Una de los fabricantes de este tipo de material es la empresa Static Swim.

 

 

Es obvio que en un momento como el actual, tener una piscina en casa y poder nadar, aunque sea atado, es toda una gran ventaja, pero ¿Qué diferencias hay entre nadar atado en una piscina de 5m y nadar en una piscina de 25 o 50m o en el mar?

 

 

ENTRENAMIENTO

 

Las primeras sensaciones al nadar atado suelen ser un poco raras, algunas personas sienten que, en lugar de estar estáticos, se mueven hacia atrás. Esto es debido al que si nadas demasiado rápido y avanzas un poco, el efecto rebote de la goma hace que vuelvas al punto de inicio un poco más atrás. Adaptarse completamente a ella puede llevar unos 15 o 20 días.

La ventaja es que es posible entrenar sin interrumpir tu nado durante un tiempo indefinido de tiempo 20, 30, 60 minutos o incluso más. También se pueden hacer series con cambios de ritmo y descansos activos para recuperarte, por lo que es muy útil para entrenamientos de resistencia.

Utilizando gomas de diferentes durezas también es posible entrenar velocidad, intentando avanzar superando la resistencia de la goma. Este es un entrenamiento duro con el que se pueden obtener muy buenos resultados.

Es importante tener en cuenta que atado las series deben realizarse por tiempo o por nº de brazadas en lugar de ser por metros, como se hace habitualmente en la piscina.

 

 

TÉCNICA

 

La posición de la cabeza puede ser correcta sin problemas y el rolido también se puede controlar, sobre todo si se utiliza el sistema atado a los tobillos. El recobro es otro de los aspectos que puede realizarse correctamente sin mayor dificultad. Y es posible practicar tanto respiración a un lado como respiración bilateral.

La gran diferencia de nadar atado a nadar en una piscina de 25 o 50m, o incluso en el mar, radica en que al estar estático no hay deslizamiento y el cuerpo se desestabiliza, por lo que la coordinación se va a ver bastante afectada y debido a ello, las piernas se hundirán. Nadando con este sistema suele ser más común que los nadadores utilicen la patada de 4 o 6 tiempos en lugar de la de 2 tiempos. Esta falta de estabilidad y deslizamiento también perjudica el agarre, que es más fácil nadando en la piscina o en el mar.

Por otra parte, se puede nadar en los 4 estilos, pero realizar drills y ejercicios de técnica es más complicado, por lo que el trabajo de técnica es mucho más limitado nadando atado.

 

 

AGUAS ABIERTAS / TRIATLÓN

 

La sensación de nadar sin la interrupción de llegar a la pared al final de la piscina es muy similar a la que se tiene nadando en aguas abiertas. Además, ese desequilibrio que perjudica a la técnica debido a la falta de deslizamiento puede ser comparable a la sensación que se tiene con el movimiento de las olas cuando se nada en aguas abiertas.

Se puede practicar orientación perfectamente y se puede nadar con los ojos cerrados para acostumbrarnos a no ver el fondo, algo muy común en mar adentro o cuando el agua está revuelta y turbia. Y dado que el nadador está estático, puede simular la sensación de estar nadando a contra corriente, por lo quede también realizarse un fuerte trabajo psicológico en este sentido.

Incluso, si dejamos la bici al lado de la piscina, se pueden practicar transiciones para triatlón saliendo del agua y quitándose el neopreno y poniéndose el material necesario para montar en la bici.

 

 

Como conclusión, nadar atado tiene limitaciones y su sensación es muy diferente a nadar en la piscina y en aguas abiertas, pero entrenando correctamente se pueden sacar numerosos beneficios de nadar atados, sobre todo, entrenar en tu propia casa, mantener la forma física adquirida durante la temporada, y adquirir nuevas habilidades para el nado en aguas abiertas.

 

Artículo complementario: LOS ERRORES MÁS COMUNES EN NATACIÓN

 

 

facebook
youtube
instagram

¿Qué estás buscando?