Superación personal: del quirófano a nadar travesías.

Superación personal: del quirófano a nadar travesías.
Entrevistas

 

Saber que ayudamos a nadadores y deportistas a nadar mejor es una gran satisfacción para nosotros, pero sobre todo, lo que más nos llena es ayudar a la gente a mejorar su VIDA.

 

A continuación compartimos la experiencia de Asier, un amigo y alumno nuestro que, tras sufrir una importante operación de corazón, ha encontrado en la natación mucho más que un deporte:

Las palabras que ahora escribo, no pretenden otra cosa que trasmitir y explicar mi experiencia personal, con Joseba Cercas y con el sistema SWIMET.

Tras una operación de la válvula mitral de mi corazón, deje hace algo más de 5 años la práctica del deporte, con la consiguiente pérdida de masa muscular, torpeza mecánica, aumento de peso, así como aumentar mis niveles de estrés etc. Llegando incluso a sufrir alguna que otra crisis de ansiedad.

Había perdido el interés por el deporte, y ese aliciente de preparar los entrenamientos, presentarme a algunas pruebas deportivas, aunque fueran populares, y esa superación y forma de vida que el deporte te da.

 

Los cardiólogos me aconsejaron por salud, practicar con tranquilidad y sentido común, algún deporte poco agresivo, empecé a ir a la piscina, pues también empecé a tener dolores lumbares que nunca antes había tenido, quería también tener nuevamente esa sensación que todos hemos tenido de bienestar al salir del agua, y lo bien que duermes después de una tarde de piscina.

Nadé 15 largos en la piscina de 25 mt y recuperé esa sensación perdida, nunca había nadado más allá de algunos largos en alguna piscina en verano para refrescarme. Las agujetas del día siguiente fueron horribles, el ya tener 43 años también se hizo notar, pero el bienestar, y la ligereza que sentí al día siguiente fueron muy placenteros.

Sábado por la mañana

Al cabo de 5 días regresé a la piscina y conseguí realizar 20 largos, 5 largos más que la anterior vez, y la sensación de bienestar, paso a ser algo necesario, lo que me hizo empezar a ir 2 días a la semana a nadar. Paulatinamente pase a nadar 30,40,50 largos, en dos meses nadaba 3.000 mt seguidos, y para mi alegría, mi pulsómetro no subía de 120 ppm, lo que me hizo ver, que la natación es un deporte tremendamente positivo, pues es bastante difícil lesionarte, la frecuencia cardiaca es moderada con respecto a otros deportes, al sumergirnos en el agua y concentrarnos en la respiración se produce un efecto inmediato, relajándose el cuerpo y reduciendo el estrés, esto me dio unos beneficios psicológicos importantes, empecé poco a poco, a quemar grasa, recuperar la masa muscular, dormir mejor, y por lo tanto, una mejora en el rendimiento de mi trabajo.

Nadaba ya los 3.000 mt cada día a un ritmo de 2,20 los 100mt, y llego el verano.

Nos trasladamos a Laredo, tenía pena por no continuar nadando, por lo que me compré un traje y me puse a nadar en la playa, ahí, conocí otro deporte.

La sensación de llegar de un punto a otro lejano nadando, estando dentro de un medio tan natural, fue algo nuevo e increíble, y que nunca pensé que podría hacer.

Pude sentir que detrás de este deporte que en apariencia es aburrido y monótono, hay algo más profundo, y me llamo la curiosidad llegar a su interior.

 

Encontré en internet el método SWIMET que ofrecía aprender a nadar mejor, algo que me gustaría hacer, pues ¿a quién no le gusta ver a alguien nadar bien? Es algo bello.

A nadar más rápido, algo que me gustaría hacer, y hacerlo sin esfuerzo, algo que sería perfecto para mí, pues no podía olvidar mi limitación dada por los cardiólogos.

Si yo ya estaba nadando 3.000 mt seguidos, pero a esto, podía sumar técnica y hacerlo sin esfuerzo, quizás podría volver a sentir esas sensaciones perdidas que me daba el deporte antes de la operación, y que me habían acompañado toda mi vida.

Me puse en contacto con el artífice de este sistema SWIMET, Joseba Cercas, y realice un curso de dos días de fin de semana y ahí, puedo decir sin parecer exagerado, que cambio todo.

Primeramente, conocí a una persona de esas que transmite tranquilidad y que te quedarías el día entero hablando con él, alguien que pone ilusión en lo que hace, y lo transmite, unido esto a una gran experiencia, y un sistema de control de la biomecánica y la técnica, que te hace ver todo con mucha ilusión y comprensión.

 

Sábado por la tarde

Los avances son increíbles, empiezas a ver la natación de forma diferente, a nadar más rápido, pase de esos 2,20/100 a 2,08/ 100 en cuestión de un mes, y con menos esfuerzo!!! mis pulsaciones eran más bajas todavía, lo que me animo a continuar, y me apunte a los grupos de entrenamiento que Joseba imparte un sábado al mes, ahí conocí a más gente que como yo, estaba disfrutando de este deporte, gente de todo tipo, con mayor y menor nivel, con más y menos experiencia, de mayor y menor edad, gente, que simplemente quiere nadar de forma correcta, o gente que quiere competir en triatlones, todos disfrutando juntos de aprender.

Continúe mejorando y con naturalidad pase a nadar a 1,50/100, 30 segundos más rápido, esto me hizo nadar los 3.000 mt en 15 minutos menos, o nadar en una hora 3.300 mt, 300 mt más en el mismo tiempo, llegar a nadar 3.500 mt en una hora era algo impensable para mi unos meses antes, y que poco a poco está llegando.

Sin quererlo, estaba preparándome mis 4 entrenamientos semanales con ilusión, pensando en realizar en verano algunas travesías, más aún con toda esta gente que he tenido el gusto de conocer en estos cursos.

Con unos cuantos kilos menos de peso, con una masa muscular mayor, lo que te hace verte mejor, y con una mejora psicológica, como a todos nos pasa, al vernos mejor, nos apetece y empezamos a hacer realidad esas cosas que de otro modo no hacemos, como es comer mejor, descansar y cuidarnos más. Puedo decir que mi vida ha cambiado a mejor, ahora me animo a realizar otros deportes pues tengo una base de forma física que me permite disfrutar también de otros deportes, esquío mejor, hago raquetas por la nieve etc.

 

Como decía, sin quererlo ni buscarlo, estoy nadando cada vez más y mejor, con mucha ilusión, pensando incluso en salir a nadar travesías en otras zonas o países, viajar con la familia a otros lugares donde practicar este deporte y disfrutar de esto.

 

Puedo asegurar con rotundidad que sumarse a esto, y vivir la experiencia de SWIMET es algo totalmente aconsejable, y por supuesto, al alcance de todos, sea cual sea tu condición física, tu edad, o tus objetivos.

 

 

 

facebook
youtube
instagram

¿Qué estás buscando?