Nadar al mejor ritmo

Técnica de natación

exact pace

Ser capaces de controlar el ritmo durante un entrenamiento es algo muy importante sobre todo cuando lo que buscamos es mejorar nuestro tiempo para una determinada competición. El objetivo principal de muchos nadadores en su entrenamiento es nadar un determinado tiempo o terminar una cierta distancia. Para poder obtener el mayor beneficio posible de un entrenamiento el objetivo no debe ser  completar una cierta distancia, sino desarrollar la habilidad de nadar esa distancia al mejor ritmo posible. Este ejemplo muestra cómo desarrollar la habilidad de mantener un ritmo constante sin utilizar el reloj: Calentamiento: 300m: Céntrate en el agarre y mantener una posición hidrodinámica. Parte principal: 3 series de 1000m: 4 x 50m + 3 x 100m + 2 x 150m + 1 x200m con Tempo Trainer y contando brazadas. Descansa 10sg entre repeticiones, 30sg extra tras la 1ª serie y 1 minuto tras la 2ª serie. NOTA: El objetivo es mantener el número de brazadas por largo constante en la serie completa, por ejemplo a una media de 40 brazadas cada 50 metros.

  • Serie 1: Tempo Trainer @ 1.10.
  • Serie 2: Tempo Trainer @ 1.09.
  • Serie 3: Tempo Trainer @ 1.08.

 

Esta serie te hace mejorar: el sentido del ritmo constante y el aumento de la velocidad sin esfuerzo físico.

1. Ritmo constante: Esta es una de las dos habilidades más importantes para tener éxito en natación de distancia. Los mejores nadadores de larga distancia tienen mayor habilidad que los demás en mantener el ritmo constante. Mejorar el ritmo de esta manera es preciso y se consigue por medio de este proceso. Por ejemplo, 40 brazadas a un ritmo de TT @ 1.1 siempre serán 44sg. Si deslizas 3 pitidos, es decir 3.3sg, el tiempo de los 50m es 47,3sg. Nadando con 40 brazadas para cada repetición de 100, 150 y 200m mantendré exactamente el mismo ritmo.

2. Amento de velocidad: A una media de 40 brazadas por largo te llevará 800 brazadas completar 1000m en cada serie. Aumentar la frecuencia en 0.1sg significa nadar 8sg más rápido cada serie. Por lo que habrás nadado los últimos 1000m 16sg más rápido que los primeros. Lo mejor de esto es que nadas más rápido sin hacerlo más duro. De hecho cuando aumento el ritmo me centro en hacer cada brazada tan relajada como sea posible, ese es el secreto para no añadir más brazadas y por lo tanto para nadar más rápido.

 

 

facebook
youtube
instagram

¿Qué estás buscando?