MIDE LA EFICACIA DE TU NATACIÓN CONTANDO TUS BRAZADAS:

La longitud de brazada es un dato cada vez más utilizado en los informes de natación, incluso en natación competitiva, y se refiere a la distancia que recorre el nadador con cada brazada. Hay varias formas de medir esta distancia, pero la más sencilla es contar las brazadas.

Por ejemplo, si un nadador recorre una distancia de 20m con 20 brazadas su longitud de brazada será 20m/20brazadas = 1m/brazada

Para calcular la longitud de brazada de esta manera, debemos tener en cuenta solamente la distancia que cubre el nadador dando brazadas, evitando así que el impulso de la pared afecte en el resultado. Si comenzamos a dar brazadas donde comienzan las banderas, tendremos en cuenta 20m de nado para una piscina de 25m ó 45m de nado para una piscina de 50m.

Uno de los factores que influyen en nuestro número de brazadas por largo es la altura del nadador. En caso de tener el dato mejor utilzar la envergadura.

En las siguientes gráficas se indica el número de brazadas por largo óptimo para piscinas de 25 y 50m para cada altura:

total immersion longitud brazada 25m     total immersion longitud brazada 50m

            * Gráficas preparadas para un deslizamiento de 5m tras el viraje.

Estas gráficas están calculadas tomando una longitud de brazada entre un 55% y un 70% de nuestra envergadura o altura, porcentajes en los que nadan los nadadores de élite. El 55% corresponde a natadores de sprint, como Phelps en los 100m libres, y el 70% corresponde a nadadores de distancia larga, como Sun Yang que en los 1500m libres nada 1400m con un a longitud de brazada del 75% respecto a su envergadura y los últimos 100m con una longitud de brazada del 67%.

Por lo que para una distancia corta, 200m o menos, deberías ir al 55% con un nº de brazadas mayor, y si en cambio lo que buscas es nadar una distancia larga, hacer un triatlón o simplemente nadar de una manera cómoda deberías buscar el 70% con un nº de brazadas menor.

Para aquellos cuyo nº brazadas por largo está por encima de este rango, vuestra longitud de brazada es demasiado corta, lo que habitualmente se debe a un problema de rozamiento más que a una falta de propulsión. Vuestro primer objetivo debería ser entrar dentro del rango y una vez dentro conseguir estar en la zona más baja del mismo. El trabajo de técnica en este caso es fundamental.

Para los que nadéis dentro del rango y lo hagáis incluso en la zona más baja de manera cómoda, se recomienda seguir entrenando aumentando la distancia de nado con el mismo número de brazadas, o trabajar a ritmos más altos incluso aumentando un poco el numero de brazadas para conseguir velocidad, siempre sin llegar a la zona más alta del rango.

En ocasiones también vemos nadadores con una longitud de brazada tan larga que están por debajo del rango. No es fácil desarrollar una capacidad para nadar con un número de brazadas tan bajo y podemos hacerlo como ejercicio para aprender a sentir el deslizamiento, pero para competir o para nadar una distancia larga no es aconsejable.

Como podéis observar la longitud de brazada proporciona información importante a los nadadores, y ser capaz de controlar el número de brazadas es algo fundamental para aquellos que estén preparando una competición, una travesía o un triatlón así como para los que quieran disfrutar de este deporte de la forma más beneficiosa posible.

 

Artículo complementario: eficiencia de la brazada.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*

After you have typed in some text, hit ENTER to start searching...